David Comedia: El rey de la comedia

Por Daniela Giampapa-Bendayán

El común denominador de un humorista con mucho éxito y renombre es que tenga una vida social nocturna muy activa, frecuente discotecas y su día a día sea una “eterna fiesta”. David Comedia es la excepción de la regla. Él opta por quedarse en casa y compartir con su familia que ir a alfombras rojas a figurar. Es muy hogareño. No le gustan las discotecas, de hecho. Prefiere hacer un rumbón en su casa, con sus amigos artistas que salir a un local nocturno, de esta forma, está rodeado de su hijo Emiliano de 19 años, de su hija Leticia de 11 y de su esposa Betzabeth, con quien tiene 20 años de matrimonio.

¿Qué es lo más difícil de haber emigrado?
Aceptar que no voy a ver a mis padres en mucho tiempo porque ellos viven en Venezuela. Es difícil alcanzar tantas metas y no tenerlos al lado para compartir con ellos esos momentos.
Llegué hace 5 años a Estados Unidos, con $200 a casa de un amigo. En el día lavaba platos y carros y en la noche era mesonero. Siendo camarero me tocaba trabajar en eventos y ver a otros comediantes en tarima y yo sirviendo comida. ¿Sabes la frustración que se siente, no? Son experiencias de la vida.
Al mes y medio de obtener el permiso de trabajo comencé a promocionar mi show pero nadie me conocía, nadie iba.

¿Cómo pasaste de ser el mesonero al humorista en tarima?
La última vez que trabajé como camarero me corté una mano cargando unas mesas, me golpeé contra un muro y me la rompí; la dueña del lugar al ver que estaba lesionado, me dijo que no podía seguir trabajando y me despidió.
Tres años después me contrataron para hacer un show en Doral en el mismo lugar donde yo había trabajado como mesero. La dueña del local me dijo que si ella no me hubiese despedido aquel día, yo todavía estaría sirviendo mesas ahí. Por eso hay que darle gracias a Dios hasta por las cosas malas que suceden.
Soy muy creyente en Dios. Desde que llegué a EE.UU. he aprendido a poner todo en manos de él, eso me da paz y tranquilidad. Pongo todo en manos de Dios pero trabajo por mis sueños.
Esa experiencia me dio una gran lección. Mientras tanto trabajaba como valet parking. Ya la gente me estaba empezando a conocer, especialmente por las redes sociales. Muchas veces me pasó que me llamaban para hacer un show y tenía que rechazarlo, aunque me iba a ganar 5 veces más de lo que ganaba con el valet parking, pero si me ausentaba del trabajo me despedían.
Un día Jaime Bayly me nombró en su programa, luego me entrevistó y ahí comenzaron a cambiar las cosas. Cuando mi esposa comenzó a trabajar como camarera, yo decidí dedicarme exclusivamente a hacer comedia. Ella no quería que yo regresara a la comedia. Al mes nos mudamos de una habitación a un apartamento y le demostré que sí se podían alcanzar los sueños.
Me presentaba con George Harris, en El Chinchorro, luego hice La Asamblea del Humor, stands up comedy, hace poco hice Con el Guiso Dando y en diciembre terminé una gira que me tomó casi un año. Este año arranco con Nelly Pujols el show Mesoneros por una noche. Tengo muchos proyectos para este año.

Adelántanos algo de Promesa
Es una película que comenzaremos a grabar en el primer trimestre de este año en Hollywood, Los Ángeles. Se trata de las personas que emigran de su país y prometen que van a regresar y nunca vuelven. El director es Jhosimar Vasquez y se espera que Eugenio Derbez sea el protagonista. Yo seré el dueño de un restaurante venezolano.

¿Qué te quita la sonrisa y las ganas de hacer humor?
Cuando pasa algo feo en Venezuela, cuando asesinan a alguien en una manifestación, casos como el de Neomar Lander.

¿Por qué dejaste de hacer humor político?
Porque mi familia en Venezuela me lo pidió y no porque sean chavistas.

¿Sabías que David…?
Siempre ora antes de subir a un escenario: “Señor, Padre bueno, este show es para ti, pon en mi boca las palabras necesarias para hacer reír a estas personas que están aquí. Bendigo este lugar, bendigo mi trabajo y a todo el público que vino hoy”.
Tiene clorofobia (fobia al color verde).
Habla solo en el carro. Así practica voces para sus personajes.
Sufre de vitíligo por lo que no le gusta ir a la playa.
No se pinta el cabello y no usa peluquín.

Escucha su programa de radio Tres con todo por 305LaRadio.com junto a Rodolfo Gómez Leal y Clerys Tinedo. De lunes a viernes de 5:00 p.m. a 6:00 p.m. y síguelo por Instagram @DavidComedia

Credits: Elio Borjas Photography