Seguridad escolar

Luego de la tragedia en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, muchas ciudades comenzaron a diseñar un plan de movilización en caso de emergencias como estas, sin embargo, desde su incorporación en 2008, Doral ya tenía este plan diseñado. La única diferencia es que antes había un agente que se rotaba por turnos en tres escuelas y ahora hay un oficial fijo desde temprano en la mañana hasta que se va el último estudiante en la tarde. Él conoce todos los rincones, a los maestros, incluso a padres y estudiantes.

Doral tiene 15 escuelas, 9 chárters y privadas y 6 públicas. Todos los planos de los centros educativos se actualizaron y subieron a las computadoras de todos los oficiales de policía. En caso de una emergencia, ellos pueden consultar virtualmente ese mapa y obtener la información necesaria.

Para proteger la privacidad de los estudiantes, ningún oficial de la Unidad Escolar del Departamento de Policía de Doral (DPD) tiene cámaras corporales. Lo que sí hay en las escuelas es un código rojo. Cuando se activa esta alerta, automáticamente todas las entradas y salidas quedan bloqueadas, nadie puede entrar ni salir.

DPD mensualmente ensaya estrategias y hace presentaciones a maestros y directores de cómo actuar en caso de tiroteo o incendio.

En caso de algún suceso relacionado con drogas, alcohol, sexo, bullying etc., el oficial asignado a esa escuela va a reportar el caso a DPD para que otra unidad se encargue y se lleve a cabo una investigación, de ser el caso. Su única misión en la escuela es neutralizar y eliminar cualquier amenaza que se presente con algún individuo armado y velar por la seguridad integral de los estudiantes y personal administrativo del colegio.

¿Qué deben hacer los padres?

  • Es importante que los padres asistan a las reuniones mensuales de DPD con la Asociación de Padres, Maestros y Estudiantes (PTA) para expresar su preocupación por algo o discutir algún problema que hay.
  • Si notan algo inusual o incorrecto en la actitud de su hijo o en su entorno, deben reportarlo inmediatamente a las autoridades.
  • Deben mantenerse involucrados en las actividades de su hijo.

Desde sus 15 años como ciudad, en las escuelas de Doral hasta ahora no ha habido ningún suceso violento donde requiera fuerte acción policial.

Fuente: Capitanas, Fátima Núñez y Nancy Gómez-Fernández; Rey Valdés, Public Information Officer