Aggressive driving (Ira al volante): Violencia en cuatro ruedas

¿Qué se considera ira al volante?

  • Cambiar de carril abruptamente sin antes activar las luces indicadoras.
  • Seguir al vehículo de adelante y pasarlo de forma violenta.
  • No respetar la distancia entre vehículos.
  • Conducir a exceso de velocidad.
  • Hostigar a otros conductores con gestos y expresiones groseras.
  • Parar de pronto y hacer un cruce violento.
  • Manejar en zigzag entre los vehículos.

¿Qué hacer frente a un conductor agresivo?

  • Ignorarlo
  • No hacer contacto visual. 
  • No responder a gestos groseros ni gritos.
  • Si se siente hostigado y en peligro de que la situación pueda llegar a otro nivel entonces frenar y dejar al otro vehículo pasar o acelerar y evadirlo tomando la próxima salida en caso de estar en la autopista.
  • No bajarse del automóvil porque sirve como refugio, tanto para protegerse como para evitar agredir a alguien.
  • Tratar de tomar foto de la placa y descripción del vehículo y del individuo, siempre y cuando no se exponga al peligro. 

¿Hay solución? 

  • Salir más temprano.
  • No salir apresurado.
  • Tener paciencia.

En Doral:

  • Uno de los retos más grandes que tiene DPD es mantener el orden en el tráfico de la ciudad. Hay 13 oficiales en motocicletas dedicados exclusivamente al tránsito. Igualmente, las patrullas hacen cumplir las leyes. 
  • DPD durante el verano colaboró con el Departamento de Transporte de Florida. Regularmente hacen campañas para educar a los choferes en varios temas.

Un conductor apresurado e impaciente se puede convertir en agresivo y terminar en ira al volante o en una situación trágica. 

Existe el derecho de la autodefensa pero por una trifulca de tráfico las emociones y la adrenalina están elevadas y puede pasar a otro nivel mayor.

La ira al volante siempre ha existido, ahora se nota más porque hay más tráfico y más personas. La gente pierde la paciencia y la cordura con facilidad.

Hay agresiones físicas que resultan en heridas y en casos mayores, en muerte.

Hay que tener en cuenta que todos tenemos el mismo derecho en las calles.

El oficial de policía debe presenciar personalmente el acto de conducir agresivamente para poder actuar ante la ley. Grabar un video, no es una evidencia contundente, aunque salga registrada la placa del vehículo.

Las consecuencias legales para un conductor agresivo van a depender de la violación de tráfico que cometa y en lo que se convierta la situación.

Source: Rey Valdez, Public Information Officer