San Valentín y el alcohol

El día de San Valentín es una ocasión especial para tomar alguna bebida con tu pareja, pero mi recomendación es, ¡cuidado con el alcohol! No me refiero a dejar de celebrar sino a medir muy bien cuánto tomarás. El alcohol en exceso produce tres aspectos negativos en nuestro cuerpo:

    1. Favorece la retención de líquido.
    2. Aporta calorías vacías.
    3. Evita que oxides grasa: el hígado no puede metabolizar alcohol y oxidar (quemar) grasa al mismo tiempo, porque enfoca su trabajo en desintoxicar el cuerpo del alcohol y pierde la habilidad de reservar carbohidratos como glucógeno, entonces es muy probable que acumules como grasa los alimentos que acompañan al alcohol.

En todo caso, si decidiste tomar alcohol trata de escoger el mejor posible. Evita los tragos que tienen otras bebidas con azúcar, por ejemplo, cocteles, tragos a base de cremas o leche y trata de elegir vino, vodka, ginebra y espumantes. A pesar de seguir siendo alcohol, ahorrarás calorías y el impacto en la secreción de insulina será menor.

Mi última recomendación: si vas a tomar, cuida muy bien lo que comes, el peor error es abusar de la comida y del alcohol el mismo día.