Pedro Henriquez, pasión en cada foto

La fotografía corre por sus venas. Heredó el ojo artístico de su papá Edgar Henríquez, quien también es un reconocido fotógrafo venezolano. Cuando era muy pequeño lo acompañaba a eventos a tomar fotografías; así fue como a los 17 años de edad descubrió lo que es su gran pasión: la fotografía. 

Pedrito, como se le conoce cariñosamente, dedica sus días a los eventos sociales, las coberturas corporativas a empresas como Merrill Linch, Sushi Kong Restaurante, entre muchas otras y sesiones fotográficas a personas y figuras de los medios como Sascha Barboza, Mariela Encarnacion (ancla de CNN), Orlando Urdaneta, Georgina Mazzeo, Michelle Badillo y los peloteros Carlos González y Salvador Pérez. Sin embargo, su especialidad son las bodas.

Fotógrafos de bodas hay muchos pero fotógrafos que entregan su alma para conseguir las mejores fotos, hay pocos. Pedro es uno de estos pocos.

Él logra capturar en imágenes detalles tan particulares como la tierna mirada de un padre que entrega a su hija en el altar o la felicidad y el amor de los novios durante ese día tan especial. Cada ángulo, enfoque y el juego con las luces están cargados de la más pura creatividad y genialidad de este fotógrafo. Como fotógrafo, Pedrito es atrevido pero sutil a la vez. Cada foto habla por sí misma

Su excelente calidad de trabajo lo llevó a ganar el importante premio Wedawards International Wedding Photography Awards en septiembre de 2018.

También ha obtenido varios reconocimientos y premios de AVECOFA, Asociación Venezolana de la Comunidad Fotográfica y Afines. De igual forma, es fotógrafo activo de Fundación “I Love Venezuela” a la cual Pedro Henríquez realiza aportes para recolectar fondos en las galas anuales y diversos eventos.

Su mejor modelo siempre será Natalia. Ella tiene 2 años y es su hija. Junto a su esposa Elena, han formado una familia maravillosa.

Pueden seguirlo en su Instagram @PedritoHenriquez y disfrutar de sus gran talento fotográfico. También pueden contactarlo a través de su página Web PedroHenriquez.net.

Por Daniela Giampapa-Bendayán.