Frank Quintero: Apasionado y dedicado

Por Daniela Giampapa-Bendayán

Con 52 años de carrera musical, este cantante, compositor, productor y músico venezolano ha llegado a todos los rincones de Latinoamérica y del mundo en general, llevando en su voz la dulce melodía del amor. Sus canciones han sido cantadas por reconocidos artistas y con muchos de ellos ha compartido tarima: Ilan Chester, Willie Colón, Luis Miguel, José Feliciano, Oscar D’León, Franco de Vita, Soledad Bravo, Carlos Mata, Guillermo Dávila, Gustavo Aguado, Yordano, Pedro Castillo, Cecilia Todd, Guillermo Carrasco, Rafael “El Pollo” Brito, Huáscar Barradas, Miguel Bosé, Luis Fernando Borjas, María Teresa Chacín, Mariana Vega, Alexis Peña, Judy Buendía, Juan Luis Guerra, entre otros.

Apóyate en mí, Canción para ti, Escalera de tu mente, Feeling, Nube de agua, La calle del atardecer, Hablando a tu sueño, Locura sentimental, Baila conmigo, Química, La Dama de la ciudad, Sin querer evitarlo, Mientras pueda soñar, Me estoy enamorando de ti, La chica de los 80, son solo algunas de las canciones que lo han llevado a llenar salas de conciertos, vender millones de discos y ganar prestigiosos premios internacionales.

En este momento está de gira musical por Chile, Argentina, República Dominicana y Estados Unidos. Próximamente va a lanzar un disco con versiones actualizadas de sus propias canciones.

Frank Quintero, además, da clases de canto, composición, piano y guitarra en su estudio Polaris Education, en Doral.

¿De todas tus canciones cuál tiene un sentimiento especial para ti?

Mientras pueda soñar (conocida como Amantes de luna llena)

¿Por qué?

Me involucré tanto en la historia de la canción de esa telenovela que me sentía parte de esa historia. Cada vez que la canto me emociono mucho.

¿Cuál canción consideras que le llega más a tu público?

Indudablemente, Canción para ti.

¿Cuál es la historia de esa canción?

En los 70’ tenía una novia en Caracas. Llevábamos 6 años de relación. En ese momento me ofrecieron una beca para Berklee College of Music en Boston, le propuse que nos fuéramos juntos pero ella no quiso. Terminamos la relación y me fui a Boston muy despechado y solo. Al poco tiempo me acordé de que nunca me despedí de ella. Entonces decidí escribirle una canción, tocarla en guitarra, y enviársela en un casete junto a una carta de disculpas. Ella me respondió diciendo que si de verdad yo quería hacerle un regalo, tenía que grabar esa canción. En ese momento el disco De noche y con poca luz ya estaba casi listo para salir al mercado, así que llamé a Venezuela y pedí que pararan la producción porque quería agregar otra canción. La ensayé muchas veces y no me gustaba como quedaba; mientras tanto el disco estaba parado esperando por esa canción. Un día en casa de un amigo, toqué el intro con una guitarra mientras veía televisión y me gustó. Le pedí a un compañero de clases japonés que tocara el cello. Grabamos la canción y la enviamos a Venezuela para añadirla al disco. Lo hice para cumplir con mi ex novia. A los seis meses la disquera me llamó diciéndome que tenía que regresar a Venezuela porque había pegado esa canción hasta convertirse en un himno.

Después de 52 años de carrera artística, ¿qué consejo le das a quien quiere componer, tocar, cantar o ser artista?

Esta no es una carrera de velocidad, es de permanencia y resistencia. Los artistas pasan de moda, las canciones no; ellas permanecen en el tiempo. La honestidad y la disciplina son muy importantes. Tienes que ser agradecido con tu público, tómate fotos con ellos, escucha sus historias, firma autógrafos, entrégate a ellos así como ellos se han entregado a ti, al fin y al cabo estás donde estás gracias a ellos. Mi consejo es pasión y dedicación. También, recuerda que el ego es un arma de doble filo. El hecho de ser una persona exitosa no te hace diferente a los demás. A veces hay que quitarse el uniforme de artista y disfrutar las otras cosas que la vida te da, tu hogar, tu pareja, tus hijos, tus mascotas, etc., así aprendes a valorar más tu carrera artística para ganarte el respeto y el cariño de la gente. Los años te van enseñando lecciones, a mí siempre me ha gustado la simetría, por ejemplo, he sido bastante perfeccionista pero con los años he aprendido a ser un poco más flexible y tolerante.

¿Sabías que Frank…? 

  • Ama los stands up y el cine.
  • Su película favorita es Blade Runner.
  • Su nombre real es Juan Francisco.
  • Tiene tres hijos: Sebastián (23), Bárbara (22) y Nicolás (14).
  • Su hijo Sebastián es baterista.

Credits Elio Borjas Photography