Felices fiestas ¡Jo-jo-jo!

 

Durante las fechas navideñas el Departamento de Policía de Doral (DPD) realiza muchas actividades en beneficio de nuestra comunidad; pero hay dos de ellas que destacan por ser especiales.

Holiday Toy Drive

El Teniente Daniel Muñecas, de la Unidad de Recursos Vecinales de DPD, explicó que se dirigen a escuelas, iglesias y negocios locales y piden que donen juguetes para niños necesitados. Ellos los recogen, los clasifican por género y edad y luego los distribuyen entre los niños más necesitados de Doral a través de las escuelas y las iglesias. Logran recaudar casi dos camiones llenos de juguetes.

“A la hora de donar estos juguetes, buscamos la manera más justa de repartirlos. Para eso trabajamos directamente con los administradores y consejeros escolares, sacerdotes y pastores de todas las iglesias de Doral porque ellos nos ayudan a identificar cuáles niños tienen menos posibilidades económicas”.

Shop with the Cops

Luego del Holiday Toy Drive, Santa Claus sigue dando regalos a más niños de Doral que quizás tampoco vayan a recibir regalos de Navidad.

Para esta actividad, la ciudad tiene asignado un presupuesto anual de aproximadamente $ 7 mil. Con ese dinero DPD compra gift cards. “Trabajamos de la misma manera: con escuelas, iglesias e incluso con el Departamento de Hijos y Familias porque hay muchos niños que viven en Doral y reciben asistencia de esta entidad”.

Anteriormente el evento tenía lugar en Toy R Us pero ahora será en Walmart. Los policías y Santa Claus van a Walmart a comprar regalos con estos niños previamente identificados. Este año irán a Walmart de Doral el 22 de diciembre de 8:00 a.m. a 12:00 p.m.

El Teniente Daniel Muñecas comentó que ayudan a 70 pequeñines todos los años con esta actividad. “Es muy lindo ver la sonrisa de estos niños y de sus familias, que pensaban que no iban a tener un regalo de Navidad”.

Para el Departamento de Policía de Doral es muy importante destacar que tratan de ser justos con todos; ellos no sienten ninguna preferencia por ninguna escuela ni iglesia en particular.

Por Daniela Giampapa-Bendayán

Creditos: Dixon Gonzalez Studio