Los valores de casa se extienden hasta la escuela

Mucho hemos escuchado como padres, la queja generalizada de que “los niños de hoy están demasiado expuestos a actividades que no corresponden a su edad” – refiriéndose a su exposición social en la escuela y otros eventos. Muchas veces ven cosas que corresponden más a una persona adulta que a un pre-adolescente (10-12 años).

El fácil acceso a información que pueda confundirlos dentro y fuera de la escuela está presente en todo momento. Como padres, no podemos esperar que los directores y profesores inculquen valores de vida a nuestros hijos. Su tarea principal es impartir educación académica para preparar a los chicos mientras van creciendo y aunque existen maestros que sí van más allá de su obligación catedrática, es nuestro deber como padres el enseñar valores sociales, morales y éticos a nuestros hijos. 

La educación social que incluya respeto y civismo ciudadano, modales, respeto a la autoridad, honestidad y responsabilidad con sus tareas, compañeros de clases y maestros, aumentará en gran porcentaje las probabilidades de que nuestros hijos superen las pruebas y experiencias tentadoras que puedan confundirlos en un momento dado. ¡No lo dejes en manos de los maestros!