El espíritu deportivo de los padres doralinos

Si bien los deportes son generadores de pasión por excelencia, también es cierto que son la puerta para que sucedan cosas desagradables por la misma razón: la pasión por el deporte. Si esta fórmula la aplicamos a los padres voluntarios, entrenadores y padres fanáticos de sus hijos, ¡cualquier cosa puede pasar! 

Sin embargo, estoy muy complacida en compartir que soy uno de esos padres que va a echarle porras a su hijo en el equipo de fútbol americano Doral Broncos. Durante toda esta temporada, he sido testigo del espíritu deportivo de todos los involucrados, aún en momentos de alta tensión.

De eso se trata, de educación, de inteligencia emocional por sobre la parte “reactiva” que todos tenemos. 

Si estás leyendo este corto mensaje, quédate con este pensamiento para la próxima vez que estés a punto de ebullición durante un partido de tu deporte favorito: las palabras son como los puños, hacen el mismo o peor daño si no las mides, y después que salen de tu boca, no las puedes eliminar. Aunque observes algo injusto, árbitro “comprado” o cualquier otra irregularidad, piensa, respira, toma unos segundos antes de permitir que tu impulso reactivo ¡abra la puerta a la violencia!

Recuerda que tus hijos, familia y colegas están allí y tu ejemplo es muy importante para ellos.